martes, 16 de abril de 2013

Más de campo que las amapolas

Una cosa que me ha parecido siempre muy curiosa es la capacidad que tienen algunos olores para evocar recuerdos. En mi caso particular es el olor a pino, me encanta porque me recuerda a mi infancia y parte de mi adolescencia en Cuenca y porque con él solo vienen buenos momentos.

Como os podéis imaginar en Cuenca las opciones de ocio en familia son muy reducidas, en mi familia una muy común era salir al campo. Pero no salir al campo con un Renault 5 (gran coche de antaño) a la primera explanada verde que veíamos y merendar, no no, esto es de domingueros. Lo nuestro eran excursiones de aventura con todo terreno, cruzando ríos, caminos de mala muerte e incluso a veces inventando algunos para ver qué había más allá. En este sentido, nuestra ciudad ofrece mucho, si bien es muy pequeña como ciudad, es la tercera de España en extensión (no os acostareis sin saber una cosa más), así que os podéis hacer una idea de la cantidad de monte que teníamos para recorrer, aunque a veces también íbamos a Guardalaraja y a Teruel, es lo que tiene el campo, no se sabe cuándo acaba uno y empieza otro.

Normalmente eran excursiones para practicar lo que ahora se llama senderismo, y donde ahora hay GR y PR (los senderistas sabrán de lo que hablo), antes lo llamábamos ir al campo y pasear por el cerro, como mucho lo identificábamos con algún símbolo de la orografía.

Tengo que reconocer que mis padres organizaban todos los fines de semana alguna buena, íbamos con un grupo de amigos con hijos de edades parecidas, 3 o 4 años arriba o abajo y os podéis imaginar el despiporre, nos llegábamos a juntar unos 20 guachos según el día. Muchas veces íbamos unos cuantos en un mismo coche, en la parte de atrás, pobres padres lo que sería eso ahora que lo pienso, eso sí, era llegar al campo y nos soltaban cual bestias salvajes.

No somos borricos ni ná

Mis excursiones favoritas eran las de río, recorriendo el cauce y buscando cualquier zona alta para saltar o alguna cascada o cueva hecha por el agua. Esa sensación de asomarte un poco porque tus padres te dejaban adentrarte, sin miedo para ellos, pero que tú ibas cagao por lo que pudieras encontrar ahí, aún la recuerdo, se me ponía el corazón a mil. Además a la mínima que encontrábamos una zona un poco peliaguda para el coche ahí que se paraban todos a picarse con el coche para ver quién se quedaba atascado y reirnos un rato. El día que se quedó atascado el coche con toda la comida no nos hizo tanta gracia tener que escurrir el pan y comerlo blandurrio, sobre todo a las madres siempre preocupadas por todo, pero fue una anécdota que dio para varias semanas de risas. Y es que el momento bocadillo después de toda la mañana saltando como cabras era lo mejor, sobre todo cuando almorzábamos bocadillo de huevos fritos con jamón o de tortilla con filetes (esto si es comida, aprenda señor Adriá).


Los recuerdos de esa época son infinitos, esta Semana Santa estuvimos viendo algún que otro video y me hizo recordar muchos de ellos, me sentí muy agradecido por todo lo que había vivido y aprecié el esfuerzo de mis padres en aquel momento.

Margaritaaaa te vas a enterar
Las salidas al campo me parecen una actividad increíble y muy revitalizante para practicar con nuestra pequeña, logran que uno desconecte sin quererlo, sin contar con la unión que produce en la familia y amigos, estábamos todos encantados de ir. Eso sí, hasta cierta edad, luego ya en la etapa espinilla me apetecía quedar con mis amigos para ir a los recreativos y buscar a las chirlis de clase pero esto lo negaré cuando mi hija me lo pida.

Son de esas cosas que te marcan de pequeño, es una forma de vida  y aunque desde que me vine a Madrid casi no trabajo el campo, Mrs. P y yo compartimos opinión y en cuanto podamos nos liaremos la manta a la cabeza y allá que iremos de nuevo. De momento nos conformaremos con salidas de dominguero una vez al mes para ir introduciendo a la padawan en el arte del verdor, como la del domingo pasado en El Retiro, estaba encantadísima con las flores y el césped. Luego esperamos ir animándonos para ir buscando aventurillas.

Ojalá podamos formar un grupo de gente aquí en Madrid o en Cuenca con la que poder salir mensualmente, me conformaría con que fuera la mitad de grande que el de mis padres, porque así es como más se disfruta, con amigos y familia. Así que ya sabéis si alguien se anima, es un punto de comienzo :)

Mrs. P: bueno yo no tuve campo, tuve la versión de infancia en un pueblacho la cual es también muy buena, muy distinta pero divertidísima también. Algún día igual me animo y cuento alguna que los pueblos dan para mucho.

58 comentarios:

  1. jajajajajaja que vas a negar el qué??te recuerdo que ha quedado escrito aqui... hay prueba documental!!! el papa se iba a la caza y captura!!!!

    borra ahora mismo esta entrada!!!!

    un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que post!!!

      Este post se auto destruirá en 3,2,1...

      BOOOOOOM

      Eliminar
  2. Yo soy “florecilla de ciudad“ pero todos los fines de semana íbamos al pueblo de mi padre (hasta que alcanzamos esa edad critica en la que yo también se lo negare a la peque :)). Y guardo excelentes recuerdos de aquello, así que intento que la peque este lo mas en contacto posible con “la naturaleza y los entornos rurales.“ Creo que es una especie de “vuelta a los orígenes y a lo terrenal“ que me encanta que disfrute. Pero os tengo que reconocer que no conozco Cuenca... A ver si un día de estos tengo ocasión. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo bonita que es Cuenca, no tienes excusa!! jejeje cuando vayas avisa que tenemos recomendaciones y si estamos por allí nos tomamos algo y te hacemos de guías ;)

      Eliminar
  3. Me siento totalmente reflejada en estas palabras. A mi también me encanta el campo. Me he criado desde chica como quien dice en el pueblito bueno... Incluso un año nos tuvimos que ir a vivir allí y me acuerdo que iba yo solita a la escuela a la edad de 5 años. Sé lo que es una oveja, una gallina, una vaca y un burro, y demás animales de la granja que los niños miran con asombro en los libros de las editoriales del colegio y que a mi me parecen tan normales.
    Tengo tíos apañadetes y me llevaban a mi y a toda mi ristra de primos de excursiones con gorrita y cantimplora a explorar... Era muy divertido, nos poníamos en fila india y cantábamos canciones... :)
    Y... ¡nos lo pasábamos pipa! Los más mayores se quedaban a dormir en medio del campo en una tienda de campaña que previamente habían estado montándo durante todo el día. Y contaban historias de miedo con liternas iluminándose las caras y a ver quien se dormía luego. Claro que esto último me lo han contado, porque a mi no me debajan quedarme... :(
    ¡Que buenos recuerdos me ha traido esta entrada!
    A la padawan se le ve como pez en el agua. Que mona con sus calcetininos... ayy.
    Yo si viviera en Madrid me apuntaría sin pensármelo dos veces. Me parece genial la iniciativa: día de campo, desconexión, respirar aire puro, explorar la naturaleza. Son luego miles de anécdotas que contar en un futuro.

    :)

    ♥♥♥

    -Isabel-
    http://ellassoloquierendivertirse.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el campo es una forma genial de pasar el día y en las acampadas disfrutamos como enanos siempre que vayas con amiguitos jejeje aunque las historias de miedo tienen mucho peligro .Yo me acuerdo de noches que estaba saltando dentro del saco con cada ruidito que oía y eso en el campo es muy seguido XD.

      Un besote!

      Eliminar
  4. Ohhhh q post tan bonito !!!! Has sacado tu lado sensible !!! Jajaja la verdad que siendo padres te das cuenta de q aquello q hacian tus padres por ti, tu simple infancia vale mucho y queremos lo mismo para nuestros hijos!! Lo importante es darse cuenta, al- yo, ahora veo cosas q cuando no era madre no veía!!
    Por muchos dias al campo!! Y no el del supermercado !!!!
    Besos parejita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hasta que no eres padre no te das cuenta de muchas cosas que hacían por ti los tuyos, es triste pero cierto.

      Eso, por muchos días!!
      un besote.

      Eliminar
  5. tus padres eran unos ilegales ,..... Los niños atrás sin atar ,entrando por el campo como salvajes pandilleros ,estropeando flora y cauces ,...... El seprona podría hasta encerrarlos,.....

    Cada vez que pienso en todo lo divertido que podíamos hacer y en lo gilipollas que nos hemos vuelto regulando ciertas cosas,se me saltan hasta los piños

    Vivan las aventuras

    Luna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es ese fue uno de los motivos de que dejásemos de salir, la prohibición de circular más de 3 coches por el campo y alguna otra cosa más. Una tontada porque nosotros cuidábamos mucho el campo, me acuerdo también de hacer excursiones a limpiar parajes que habían ensuciado otros excursionistas no tan civilizados. La solución en España para los errores de unos pocos es siempre prohibir a todo el mundo, dentro de poco ni podremos salir a la calle :(

      Un besote!

      Eliminar
  6. Yo tuve mi ración de campo gracias a los boy scouts. Si, lo confieso feliz, porque me lo pasaba de maravilla, hasta en la época de las espinillas!!! Jajajaja. Pero este domingo Vega tuvo su primer contacto con el cesped y no estaba tan feliz como vuestra enana, tengo una niña de ciudad, que ponía cara de asco al tocar las margaritas :S
    Un besote,
    Marialu

    No os perdáis el post de mañana, jueves... Dedicado al Mr P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las espinillas y el campo están reñidas jejeje Aunque las espinillas y los parques se llevaban bastante bien en mi época XD

      La peque la verdad es que parece igual de campo que su padre, esperemos que no se le pase.

      Por cierto me tienes en ascuas jejeje Que ilu!!!

      un besote!

      Eliminar
  7. Habréis aprovechado para hacer Geocaching ¿no?, jajajajaja.

    Yo al peque lo saco siempre que puedo por los GR's y PR's que decís, a subir cerros y a los ríos. Aunque me gustaría sacarlo más todavía pero hay muchas otras cosas divertidas que hacer y poco tiempo. A ver si me tocan los euromillones o tengo una idea genial de esas para hacerme rico y poder pasar tooodo mi tiempo con JoanPetit.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que lo tenemos apuntado porque me gustó bastante, ya te contaremos nuestra primera experiencia ;)

      Eliminar
  8. Olor a pino! No puedo estar más de acuerdo, nosotros tuvimos buenas raciones de pino en Segovia y teníamos la bici como medio de transporte. Este tipo de post me ponen melancólico, lo cual supongo que es bueno, querrá decir que la infancia la pasamos de lujo...

    Las escapadas de finde son una de las cosas que más cuesta hacer con hijos pequeños y que, una vez las haces, mejor te sientes!.

    Si alguna vez montais una escapada contad con nosotros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como echo de menos las excursiones en bici con los amigos por el campo. Aquí en Madrid he dejado la bici porque por ciudad es un rollo :(

      Te tenemos fichado para la primera excursión campestre que hagamos ;)

      Eliminar
  9. Veo que la pequeña padawan está como pez en el agua... o mas bien como cervatillo en la hierba ;)
    A mis padres los hubiesen metido en la cárcel y habrían salido en los telediarios, en un ford orion, sin cinturones atrás, íbamos 7 en el coche, mas el pastor alemán... ruta Cádiz-Pontevedra... ahí es nada! qué tiempos!
    Soy de costa, pero también hemos hecho nuestros pinitos domingueros en el campo en primavera y otoño, con el tupper de tortilla y los filetes empanaos, qué rico!
    Si hay quedada campestre en Madrid y/o alrededores... nos apuntamos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me acuerdo de ir en el maletero de un Ford Granada que era como una furgoneta casi jejejeje eso si con 15 km ya estábamos todos mareados, pero lo que disfrutábamos.

      En cuanto la peque ande organizamos una excursión!!! ;)

      Eliminar
  10. que tendrán las margaritas (o titititas traducido al Nenúfariano) la mía es campestre y rural como la vida de pueblo misma jajajajaja
    Una infancia así, es una infancia de lo más feliz que se puede encontrar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que disfruté muchísimo jejejeje.

      un besote

      Eliminar
  11. Cuenta conmigo para esas salidas!, yo creo que el campo es fundamental para los niños.
    Yo me crié entre el mar y la montaña, y me encanta.
    Aunque llevo dos semanas seguidas limpiando zarzas, y he vuelto muerta, jejeje.

    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que viendo que os apuntaís bastantes ya estoy empezando a mirar cosas jejeje para cuando la peque ande, a ver que podemos organizar.

      Un besote.

      Eliminar
  12. Qué infancia tan feliz. Yo me apuntaría a alguna salida campestre, pero me pilláis muy lejos! qué pena...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, un finde que vengas de visitas matas 2 pájaros de un tiro ;)

      Eliminar
  13. Vamos que ya te veo armando el grupo de senderismo 2.0 paternal ¡si señor!
    Yo no tuve campo pero entiendo de tu necesidad pues Semenator también se crió en el campo charro...

    La verdad es que a mi me cuesta jajaja ya sabes soy rata de ciudad y aunque lo disfruto un rato MUCHO hay veces que cuando es TODOS los fines de semana, horas y horas pufff termino molida....

    Pero se que es LO MEJOR pero cuando no se tiene costumbre pues cansa jajaja

    un besote desmadroso y esa CHEWY ESTÁ HERMOSAAA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos hacer una visita al campo a comer, que en el campo todo está más rico y lo del senderismo pues ya se verá!!!

      Un besote!

      Eliminar
  14. ¡¡Qué bonito, qué bucólico y que campestre todo!!
    Y en parte pues... ¡qué envidia! ¿no?
    Pues me gusta mucho tu infancia...
    La mía ha sido cien por cien urbanita... ¡qué le vamos a hacer!¡No se puede tener todo!
    Bss guapos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El campo tiene su aquél pero también he tenido muchas tardes de placeta (o así se dice en Cuenca) con los amigos del barrio donde trasteabamos todo lo que podíamos y más.

      Un Besazo!

      Eliminar
  15. Hoy mi gnomi ha descubierto las hormigas y lad cochinillas que se hacen bola...jeje ha flipado y le ha encantado!!! pero papa gnomo es mu de ciudad!! nos vamos nosotras con vosotros!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apuntada quedas!

      Yo de pequeño era muy bruto y solía hacer bolitas con las hormigas a la fuerza, pobrecillas, ahora tengo remordimientos :(

      Eliminar
  16. Madre mía que recuerdos, mis padres también eran mucho de campo y en verano recuerdo los madrugones para ir al campo, al rió, senderismo..

    Recuerdo que sobre los diez/doce años los niños nos íbamos a nuestro rollo de expedición y aparecíamos a la hora de comer.

    ainss.. abrazos en 8bits.

    bueno si se organiza una salida 2.0 al campo me apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguna que otra vez me han castigado por eso mismo :(

      Dos abrazos de 16 bits jejeje

      apuntado quedas!!!

      Eliminar
  17. Nosotros éramos de "campo de cercanías" porque mi abuela vivía en una zona muy rural y en cuanto caminabas dos pasos ya estabas en terreno boscoso. Eso sí, volvíamos cargados de cosas para comer: que si espárragos, caracoles, setas, tagarninas era como ir a buscar la cena a un supermercado al aire libre. Donde vivo ahora ¡ni siquiera sé por dónde se puede entrar en el campo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo mejor, Cuenca es una ciudad pero vamos te pasa lo mismo a la que te descuidas estás en medio del campo, pero yo lo máximo que cogía eran cardos en los calcetines :D

      Eliminar
  18. Lo que más me ha gustado de este post ha sifo: Conocer a Chewy!!! Como dicen por aquí: "que apretadica está" Que bonica!!
    La verdad que yo en esta época soy poco campestre porque soy alérgica pero es cierto que a los niños el aire libre les va genial. Lo del grupo de padres para excursionar es una idea buenísma!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las alergias son las archienemigas del campo, pero no hay nada que no cure un buen antiestamínico jejeje ;)

      Eliminar
  19. lo que te contaba por twitter...
    yo me pasé hasta los 13 años yendo a Cuenca todos o casi todos los fines de semana, mi padre es más de campo que las amapolas, recuerdo muchos sitios de allí, un merendero con columpios super verde que estaba a unos pocos km en coche, una especie de fuerte de madera (no se si era un bar o que) donde jugar y había pinturas para colorear. Los veranos bañándonos en el rio cerca del pueblo de mi padre (Priego) y de barbacoa en un merendero comiendo chuletas con mis abuelos, las quedadas con sus amigos y las motos de campo y los todo terrenos, recuerdo que tenían una casa o cabaña en lo alto de un monte y que hacían chocolate ummmm. Tengo más de una foto tirada sobre la lona militar jugando o encima de la arena directamente.
    Me has dado mucha melancolía porque recuerdo que lo pasaba muy bien, yo no conozco muchos sitios donde ir con mi enano de ese estilo, (vale que aun es chiquitajo y solo tiene 10 meses y con el parque que hay a unos minutos de casa nos basta de momento, le pongo en el cesped y aprovecho para hacerle fotos), mi padre ahora está muy enfermo y me da mucha rabia que no pueda disfrutarlo con lo que a él le gusta todo lo verde y no puede llevarnos a todos esos rincones que conoce.
    un besote
    Eva
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento mucho lo de tu padre, pero esos recuerdos que ahora ves con melancolía seguro que van cargadísimos de cariño, compártelos con tu padre que seguro que el te lo agradece y le dan ánimo y fuerzas.

      Un abrazo enorme y espero que se recupere pronto!

      PD: Te apunto para futuras excursiones al campo por si te animas ;)

      Eliminar
  20. Me gusta el campo en su justa medida ! Para pasarlo bien los fines de semanas con gente, para desconectar ..... Para q corran los niños y lleguen muertos x la noche ...... De pasa pipa con grupos de gente como los de tu padre .... Yo tb me iba con mis padres y sus amigos a los pinares cdo era pequeña.....
    Ahora ya no se estila.... Jeje!!!
    Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo vamos a poner de moda otra vez por si te apuntas ;)

      Eliminar
  21. Lo primero es lo primero: Chewey ¡¡¡Esta preciosaaaaa!!!

    Ahora todo cobra sentido. Describes una infancia llena de convivencia y valores con padres preocupados de que sus hijos aprendieran a ser personas.
    Por eso sois así de maravillosos, pero esa misma responsabilidad teneis con Chewey y es una responsabilidad GRANDE. Tomad nota.
    Besazo
    Lo de el bocata de tortilla y filete me lo he apuntao :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si, que está preciosa, igualita que su madre!

      Muchas gracias, espero que sepamos hacerlo tan bien como lo hicieron con nosotros o incluso mejor, a eso aspiro, a ver que tal...

      Un besazo!!

      Eliminar
  22. Que bonita esta Cheweyyy!!!! ^_^ me encanta su camiseta! bueno al asunto,
    yo mi infancia la pase todos los fines de semana en una casita que tenían mis padres en Ávila y la verdad es que es otro mundo! Me encantaría que mi baby tuviese algo así para recordarlo igual que recuerdo yo mis aventuras y todos mis amigos y la presa, el campo y la pinochera :) ainsss que recuerdos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje si está bonica si :) Esperemos que podamos hacer de ella una niña con la mitad de recuerdos bonitos como poco que tienen sus padres!

      Eliminar
  23. los campos son casi comparables a los pueblachos! yo no sabría con que quedarme!
    de gran ciudad de toda la vida... y enamorada del pueblo de mis abuelos y sus alrededores! una amapolita más! ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna son comparables, yo tampoco sabría con qué quedarme, he pasado tantas horas en el pueblo y tengo tantos recuerdos!!! Vivan las amapolas :)

      Eliminar
  24. A ver los cosmopolitas que no se ofendan pero el Retiro y la sierra de Madrid no tienen nada que ver. Para dar una vueltecilla, ver el lagito y demás está bien, pero en la sierra madrileña tenemos los siete picos, la bola del mundo, la maliciosa, la pedriza... ea, y eso es así. Nosotros encantados de unirnos a una excursión cuando haga buen tiempo :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, no tiene nada de nada que ver, el campo verdadero es donde cierras los ojos y no se oyen más que pájaros y nada más, el olor es diferente y la luz también!! A ver si podemos organizar algo pronto!!!
      Besos

      Eliminar
  25. Qué bonito, nosotros somos muy de campo, tanto que vivimos en el campo, la ciudad nos queda a 30 minutitos.
    Aunque reconozco que la ciudad me gusta, y por otro lado, para mi lo verde es un imprescindible, me encantaría vivir en londres con todos su parquecillos, y zonas verdes al aire libre.

    Y en verano, pues playa, porque mi marido esta aconstumbrado, pero cuando llegan el calor, no hay nada como un pueblo con costa, me agobio sino voy a la playa...:) soy de gustos eclepticos :O

    ResponderEliminar
  26. Por cierto lo del grupo de amigos está genial, nosotros somos unos cuantos y varias veces al año, sobre todo desde que llega abril, antes hace mucho frío, nos reunimos, asamos chuletas, chorizos, sardinas..lo que cuadre y pasamos el día todos juntos. Yo me uniría pero cogerme el avión una vez al mes...perosi viviesemos más cerca, nos apuntabamos seguro

    ResponderEliminar
  27. Jeje yo ahora no soy nada campestre (lo reconoZco) pero de niña si recuerdo haber hecho muchas salidas al campo con primos y amigos y se pasaba bien (aunque mis interacciones con los bichos no sean las que mas me gustan).
    Luego llego la epoca de la edad paval y ya de campo nada de nada... Y hasta ahora, pero si creo que es buen momento ahora con el peque de retomar alguna salida porque creo que para ellos es muy divertido.
    Por cierto, vuestra peque esta para comersela con la margarita!

    ResponderEliminar
  28. Te leo y me acuerdo de cuando mis abuelos nos llevaban a los 4 en el sinca 1000 y mi abuela soltaba el mantenido de cuadros y el pan de pueblo cortado con un cuchillo más grande que ella a rebanadas.
    El campo nos encanta cuando somos peques y nos facilita estupendos recuerdos para la edad adulta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Jo, a mí también me trae unos recuerdos eso de irse al monte...
    Aunque yo me he criado en Madrid, cada fin de semana nos juntábamos todos los 23 primos que somos en el pueblo... Imaginaros el despiporre!! Y las edades iban desde los 18 años a los meses de vida... Nos lo pasábamos genial... Ains... Es que todo lo que has contado es tal cual lo que vivíamos nosotros, pero nosotros a pelo, nada de coche, mochila al hombro, una visera, unas deportivas cómodas y a correr!!
    Qué bien entraban los bocatas de pan de hogaza rellenos de filetacos y pimientos verdes, las tortillas de papas de mis tías y mi madre y el agua del riachuelo!! Ahora si la bebes, diarrea como poco, la muelte como mucho :P
    Veníamos muertos y enterraos, pero merecía la pena! ;)
    Así que cuenta con nosotros para esas salidas bucólicas-pastoriles, porque me encantará que mi gordi corra libre por los verdores con vuestra Chewy ^^
    (Aqui en Sanse hay una zona que os molaría...)
    En fin, amores, me ha enternecío vuestro post... snif! :)

    ResponderEliminar
  30. Me encanta el campo (aquí en Tenerife es monte) y lo disfrute gracias a los scouts! Nos íbamos los lobatos (los peques) la tropa(los adolescentes, entre ellos yo) y los escultas (los mayores) además de los monitores al monte, todos montabamos las casetas por grupos y luego a jugar! Mil juegos desde subir a un árbol a aprender a hacer pan. Tener las tareas repartidas nos enseñaba responsabilidad y los mayores nos servían en las comidas. A la hora de irnos nos poníamos en fila de lado,un metro del compañero y hacíamos una batida recogiendo basura a nuestro alrededor, fuera o no nuestra! Aprendiamos normas de civismo, pero compañerismo y ética en general.
    Te llaman bollicao, si el bollicao es bueno, el scout es lo mejor!

    ResponderEliminar